« Te quiero igual: preguntas sobre el Uruguay maricón | Inicio | Volver »

enero 22, 2010

Comentarios

enrique

clarito!

Avo

Excelente.

www.facebook.com/profile.php?id=507388475

Excelente artículo y concuerdo 100% con vos.

Tincho

¿Cuánto cobraste por escribir esto?

Andrés

Hola,

bonito tema en cuestión. Yo escuché una entrevista en la radio donde el propio autor explicó el cálculo de los 300 dólares.

Aparentemente, según yo pude interpretar, la referencia a los 300 dólares se trataría de una maniobra de marketing para llamar la atención de los cazatalentos de Hollywood. Prueba superada.

Aclaro que uso la palabra "maniobra", pero no quiero ofender ni al autor, ni al marketing (Montevideo es chico, je), quizá se pueda sustituir "maniobra" por la expresión "estrategia", mejor así.

Siguiendo con el plano metafórico, y trasladándonos a Uruguay, la gracia sería la siguiente: decir que el corto costó 300 dólares sería como decir: "esto salió tres mangos", tal cual lo explica el post original. Es obvio que cuando uno dice esto en una conversación común, no se está refiriendo a que el costo real fue de tres pesos uruguayos.

Quizá podamos identificar aquí otra de las habilidades del creador, que no solo es capaz de realizar el corto, sino que está en condiciones de promocionar su trabajo. Digamos que sabe decir en la jerga hollywoodense "esto se arregla con tres mangos", y eso revela un conocimiento extra de Álvarez.

Todos quienes estamos en el ambiente creativo sabemos que un punto flaco es la poca capacidad de promoción, y muchas veces auto-promoción, de los trabajos u obras creativas.

Según recuerdo, ahora vuelvo a la entrevista, los 300 dólares corresponden a los gastos de la filmación del rodaje en las calles, alquiler de equipo y similares. El tiempo total de edición/postproducción fueron 2 o 3 años, ahora se me confunden los datos, pero eso obviamente no está en el cálculo.

Mecioné todo esto porque tengo la sensación que los 300 dólares podrían ser vistos como un eslogan, y si fuese así, es difícil saber si un eslogan es verdadero o falso. En general las metáforas son más o menos creíbles, pero tah... no es el punto acá :P

El riesgo con los esloganes de marketing, es que cuando caen en manos inexpertas se transforman en información basura. Todos sabemos que "arrolla la sed" es un eslogan y todos sabemos, más o menos, que significa esta frase junta al dibujo esquemático de un buey.

Pero frente a un público no entrenado, la frase "arrolla la sed" puede llevar a confusión. Y creo que ese el punto con el eslogan "el corto de los 300 dólares". Quizá se genere una cola de clientes que quieran encargar su corto de 300 dólares. Tanto el estado, como empresas privadas podrían encargar sus videos por 300 dólares.

Si tomamos el eslogan como una frase verdadera, imagino infinitas posibilidades. Por ejemplo: los vecinos de cualquier ciudad se podrían reunir, recolectar 300 dólares y pedirle a Álvarez la realización de un corto similar, en vez de Montevideo, sería Canelones, La Paz o Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, Asunción del Paraguay, por poner algunos ejemplos. Luego podrían seguir otras ciudades de países de la región y luego del mundo. Oportunidades sobrarían.

Al poco tiempo Álvarez y su equipo quedarían exhaustos y en bancarrota si siguieran su eslogan al pie de la letra.

Esto es lo último, prometo. Pero si los 300 dólares fuesen cierto, yo evaluaría la posibilidad de patinarme mis ahorros en el encargo de un corto similar para subirlo a mi cuenta de Facebook, donde se muestre la destrucción de mi casa o la plaza del barrio. Y quizá pueda regatear el precio con Álvarez y conseguir este corto por 100 dólares.

Seguro que mi apartamento o la plaza del barrio tiene que dar mucho menos trabajo que la ciudad de Montevideo. No tengo problema en que se usen los mismos robots y aviones, hasta que se repitan los efectos de las explosiones. En realidad, creo que el costo final tendría que ser mucho, mucho, pero mucho menor. ¿Qué les parece "tres mangos"?

caro curbelo

Hacer un corto...300 U$.
Matar un mito uruguayo...priceless.

noel

nunca lo hubiera podido expresar tan bien.
Una maravilla esta página!

Mauricio P. Milano

Excelente!! No podría estar más de acuerdo

Ann

Excelente post, 100% de acuerdo!

Martín

99% de acuerdo con tus observaciones Bicho Bolita....personalmente, encuentro en esta historia otra gran falacia: que cualquiera puede "a puro ingenio" ganar un millón de dólares y ser admirado mundialmente; siento que me venden al "Fede" como el hijo del canillita iluminado que la pegó, que con u$s 300 (que se los prestó la abuelita con un adelanto de la jubilación) y la ceibalita va a ser el futuro rey midas de hollywood.....
Agradezco siempre el entusiasmo de los medios (no es para menos), y felicito, de corazón esto -nunca se sabe- a este amigo y a muchos de los que participaron y participan de proyectos similares; ojalá corran la misma suerte (incluidos los extras que son baratos también aquí en uruguay). Fue sino inteligente, efectiva, la fórmula "autobombo" del bajo presupuesto -que no se nota para nada-, y ojalá sea estímulo para muchos otros jóvenes, y niños porqué no; que omitiendo unas poquitas meriendas puedan reinvertir en digitalizar a sus maestras reventándose la cabeza contra algún cutcsa que no respeto el cartel de "despacio escuela", que ironía hay ahi eh !! (si algún niño triunfa con algo así ayúdenme a cobrar derechos de autor !).

saludos, muy interesante la reflexión.

elbichobolita

Cada historia, y sobre todo las que se forman entre los medios e internet, tiene una vida propia más allá de las intenciones de los protagonistas. No creo que lo de los 300 dólares haya sido autobombo, sino un detalle más entre otros. Pero ese detalle encontró terreno fértil en el imaginario local y global, y por eso fue creciendo, darwinisticamente (por Charles, no por Desbocatti :), desplazando a otros. Mi interés personal al escribir la nota no es sobre el valor real de la producción, sino por qué ese meme (palabra dificil pero que viene al caso, viene a ser un gen cultural que evoluciona) pega tanto en nuestra cultura uruguaya.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Publicidá