« manicero | Inicio | De cerca y de lejos »

agosto 30, 2013

Comentarios

sergio

La biblioteca cabe en un celular pero se lee...

sergio

no se lee...

gonza

genial la reflexión. sds

Gustavo

Es tan simple, pero.........se a creado un estado tan ineficiente, que es muy eficiente para ser ineficiente, y los que están al mando no son capaces de hacer cosas que los trasciendan.

nicobadel

leer esto me hizo acordar a un amigo que cuando lo conocí me hizo una pregunta "¿para ti, como va el mundo?"
La respuesta fue que el mundo no va bien, exactamente igual a lo que respondería la gran mayoría de las personas alrededor del mundo.
La segunda pregunta fue "¿que pasa que nadie hace nada para cambiarlo?"

La educación para mi no puede ser pensada con el fin de que nuestros hijos ACCEDAN A UN TRABAJO CALIFICADO, eso es como prepararlos para la esclavitud (moderna).

Yo soy de los que creemos que a los niños hay que ayudarles a ser libres del sistema. Que aprendan lo que quieran y así lo harán si relacionan el aprendizajes a su verdadera pasión.

No debemos quedarnos solo con la ESCUELA como educación, si nadie les enseña a imaginar, a soñar o a vivir, no lo van a poder hacer.

Los niños hacen lo que ven, no lo que les dicen que deben hacer.

Quieren saber el futuro de una nación, miren como cuidamos de nuestros niños!

Diego

Muy bueno! no se admite como esto aun no se aplica.

Hernán Rodríguez

Lo que pasa es que le cargamos demasiadas responsabilidades a la escuela. No solo tiene que adaptarse a una nueva forma de enseñar en base al concepto de laboratorio (Planck), sino que también tiene que alimentar niños, tapar baches emocionales, contrarrestar la ausencia de responsabilidad en los medios de comunicación (que patean para el otro lado) y todo eso con docentes sin formación actualizada y sueldos criminalmente bajos. Hay que descenralizar la responsabilidad aquí. La escuela no puede ser la responsable de todo lo que tiene que ver con la infancia. Todos los que tendrían que asumir parte de la responsabilidad(los medios, la publicidad y el marketing, el estado por ausencia)la esquivan desviando la tensión a la escuela y el sistema educativo.
La infancia se crea. Se construye. Si no lo hacemos en forma conciente, alguien más lo hará (alguna compañía, seguro)y después "ya no es tiempo de lamentos". Es un concepto que todos tenemos que asimilar. Y eso es algo que no puede abarcar el sistema educativo. Es responsabilidad de todos los actores de la sociedad crear la infancia que queremos. Debería ser la prioridad número 1 de todos, pero es más fácil pegarle al sistema educativo. Sabemos que tiene carencias enorme, pero le estamos pidiendo que cargue sobre sus hombros al elefante blanco que todos vemos pero no queremos ver.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Publicidá